Autor del mes: Leonardo Padura

Biografía

Leonardo Padura nació un 9 de octubre de 1955 en Mantilla, uno de los diez Consejos Populares del barrio de Arroyo Naranjo, en La Habana. Hizo sus estudios preuniversitarios en el barrio de La Víbora, de donde es su esposa, la guionista Lucía López Coll. Estas zonas de La Habana, muy ligadas emocionalmente a Padura, se verán reflejadas más tarde en sus novelas. Estudió Literatura Latinoamericana en la Universidad de la Habana y comenzó su carrera como periodista con 25 años en la revista literaria El Caimán Barbudo; también escribía para el periódico Juventud Rebelde y más tarde acabaría siendo jefe de redacción en La Gaceta de Cuba.
Su primera novela, Fiebre de caballos, la escribió entre 1983 y 1984. Pasó los seis años siguientes escribiendo largos reportajes sobre hechos culturales e históricos, que, como él mismo relata, le permitían tratar esos temas literariamente.  En aquel tiempo empezó a escribir su primera novela con el personaje del detective Mario Conde y, mientras lo hacía, se dio cuenta de "que esos años que había trabajado como periodista, habían sido fundamentales" en su "desarrollo como escritor". "Primero, porque me habían dado una experiencia y una vivencia que no tenía, y, segundo, porque estilísticamente yo había cambiado absolutamente con respecto a mi primera novela", explica Padura en una entrevista a Havana-Cultura.
Las novelas policiacas de Padura tienen elementos de crítica a la sociedad cubana. Al respecto, el escritor ha dicho: "Aprendí de Hammett, Chandler, Vázquez Montalbán y Sciascia que es posible una novela policial que tenga una relación real con el ambiente del país, que denuncie o toque realidades concretas y no sólo imaginarias".
Su personaje Mario Conde —desordenado, frecuentemente borracho, descontento y desencantado, "que arrastra una melancolía", según el mismo Padura— es un policía que hubiera querido ser escritor y que siente solidaridad por los escritores, locos y borrachos. Las novelas con este personaje han tenido gran éxito internacional, han sido traducidas a varios idiomas y han obtenido prestigiosos premios. Conde, señala el escritor en la citada entrevista, refleja las "vicisitudes materiales y espirituales" que ha tenido que vivir su generación. "No es que sea mi alter ego, pero sí ha sido la manera que yo he tenido de interpretar y reflejar la realidad cubana", confiesa.
Conde, en realidad, "no podía ni quería ser policía" y en Paisaje de otoño (1998) deja la institución —como el mismo Padura dejó tres años antes su puesto de jefe de redacción de La Gaceta de Cuba para consagrarse a la escritura— y cuando reaparece en Adiós Hemingway (2001) está ya dedicado a la compraventa de libros viejos. La serie de novelas negras en las que aparece este personaje comprende nueve títulos: Pasado perfecto, Vientos de cuaresma, Máscaras, Paisaje de otoño, Adiós Hemingway, La neblina del ayer, La cola de la serpiente, Herejes y La transparencia del tiempo.
Su producción narrativa consta también de cuentos y de novelas alejadas del género negro, entre las que destacan La novela de mi vida (2002) o El hombre que amaba a los perros (2009), donde las críticas a la revolución cubana alcanzan sus cotas más altas.
Padura ha escrito también guiones cinematográficos, tanto para documentales como para películas, entre los que cabe destacar Malavana, Siete días en La Habana o Regreso a Ítaca. Más recientemente la miniserie Cuatro estaciones en La Habana se estrenó con notable éxito en Netflix en 2016. Los cuatro capítulos de la serie recrean novelas de Padura, publicadas entre 1991 y 1998, y cuyo protagonista es el ya citado detective Mario Conde.
A lo largo de su carrera Padura ha recibido numerosos premios como el Hammett, el Café Gijón, el Raymond Chandler, el Roger Caillois o el Initiales, además del reconocimiento a toda su obra por parte del gobierno francés al otorgarle la Orden de las Artes y las Letras, así como del español, que le concedió el Premio Princesa de Asturias de las Letras en el año 2015.
Vive en el barrio de Mantilla, el mismo en el que nació. Al preguntarle por qué no puede dejar La Habana, el ambiente de su historia, ha dicho: “Soy una persona conversadora. La Habana es un lugar donde se puede siempre tener una conversación con un extranjero en una parada de guaguas”.

Obras

NEBLINA DEL AYER, LA (NUEVO)
Titulo del libro
NEBLINA DEL AYER, LA (NUEVO)
PADURA, LEONARDO
La Habana, verano de 2003. Han trascurrido catorce años desde que el teniente investigador Mario Conde, desencantado...

Disponibilidad inmediata

19,00 €

PASADO PERFECTO
Titulo del libro
PASADO PERFECTO
PADURA, LEONARDO
El primer fin de semana de 1989 una insistente llamada de teléfono arranca de su resaca al teniente Mario Conde, un ...

Disponibilidad inmediata

7,95 €

VIENTOS DE CUARESMA
Titulo del libro
VIENTOS DE CUARESMA
PADURA, LEONARDO
En los infernales días de la primavera cubana en que llegan los vientos calientes del sur, coincidiendo con la cuare...

Disponibilidad inmediata

7,95 €

MÁSCARAS
Titulo del libro
MÁSCARAS
PADURA, LEONARDO

Disponibilidad inmediata

7,95 €

COMO POLVO EN EL VIENTO
Titulo del libro
COMO POLVO EN EL VIENTO
PADURA, LEONARDO
El día comienza mal para Adela, joven neoyorquina de ascendencia cubana, cuando recibe la llamada de su madre. Lleva...

Disponibilidad inmediata

22,90 €