FOLLONES, AMORÍOS, SINRAZONES, ENREDOS, TRAPICHEOS Y OTROS TEJEMANEJES DEL SIGLO

FOLLONES, AMORÍOS, SINRAZONES, ENREDOS, TRAPICHEOS Y OTROS TEJEMANEJES DEL SIGLO
Ficha técnica
Editorial:
ANAYA MULTIMEDIA
Año de edición:
Materia
Historia
ISBN:
978-84-415-4166-5
Páginas:
400
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata

15,00 €
Comprar

Repaso divulgativo, cronológico y anecdótico del XIX, que empieza cuando Felipe V, Borbón, llegó de rebote al trono de España, y acaba de sopetón en Cuba'98. Un siglo en el que España perdió un imperio, pero ganó un país; en el que dejamos de ser vasallos para convertirnos en ciudadanos. Y, para eso, hubo que pasar por muchos, muchos follones, amoríos, sinrazones, locuras, enredos, pronunciamientos, guerras, trapicheos, revoluciones y demás tejemanejes.

Las locuras de Felipe V, la brevedad de Luis I, que se casó con una princesa que no tenía ni nombre ni dos dedos de frente; la sensatez de Fernando VI, un rey chiflado que no quiso meterse en ninguna guerra; el lado oscuro de Carlos III, un rey reguleras al que convendría desenmascarar; la conspiración de las malas lenguas que arruinó la imagen de Carlos IV; los amoríos escandalosos de Godoy con la Maja Desnuda; los tejemanejes de Fernando VII para echar a su padre del trono; la guerra que le ganamos a Napoleón; los expolios que organizaron los franceses de Pepe Botella; los aires independentistas de los españoles de América; las felonías absolutistas y despiadadas de Fernando el Deseado; las arrebatadas vidas de los románticos; las despropositadas guerras carlistas que nos dejó el testamento de Fernando VII; las trampas, las conspiraciones y los chanchullos de María Cristina I; el marrón que se comió Espartero cuando le hicieron regente; los trapicheos del marqués de Salamanca con el marido secreto de María Cristina y el presidente Narváez; los bastardos de Isabel II y todos los despropósitos de su Corte de los Milagros; los enredos que se organizaron para dar matarile a Prim; las sinrazones que obligaron a marcharse a Amadeo de Saboya; los dos pronunciamientos que dieron la estocada final a la I República; los amores trágicos, inconvenientes y complicados de Alfonso XII; o los batacazos imperiales de María Cristina II.
La mejor manera de meterte en el siglo XIX sin perder la cabeza... ni la sonrisa